Inicio Egunekoa 10 verdades sobre el PSIS de Salesianos

10 verdades sobre el PSIS de Salesianos PDF Imprimir E-mail
Joseba Asiron   
Lunes, 28 de Agosto de 2017 21:04

1. El proyecto de Salesianos es una herencia de la etapa de UPN. Y como tal, está únicamente destinado a favorecer intereses privados a costa de levantar torres desmesuradas (de hasta 18 pisos de altura) en el Ensanche.

2. UPN ser cuidó mucho de que el ayuntamiento de Cambio no pudiera evitar su construcción, y obraron con malicia al aprobarlo definitivamente en junio de 2015. Es decir, en el brevísimo lapso de tiempo transcurrido entre las elecciones municipales y la toma de posesión de los nuevos gobiernos.

3. Por lo tanto fue Enrique Maya, alcalde de Pamplona hasta junio de 2015, el responsable de este desaguisado urbanístico, que desfigura el II Ensanche y destrozará durante generaciones el skyline de la ciudad, justo encima de la muralla.

4. La figura del PSIS, por definición, secuestra las competencias municipales en materia de urbanismo y se las entrega al Gobierno de Navarra. Por tanto, a partir de que el PSIS fuera firmado por Enrique Maya, el Ayuntamiento de Pamplona NO TIENE YA esas competencias. Por ello Enrique Maya falta a la verdad cuando dice que el actual alcalde podría parar el proyecto. Y lo peor de todo es que él sabe que falta a la verdad al decirlo.

5. Por tanto, en la actual tesitura, tan solo Gobierno de Navarra, como depositario de las competencias de las cuales abdicó Enrique Maya, tiene potestad de parar o modificar el proyecto.

6. También la congregación de los Salesianos tiene una responsabilidad enorme, puesto que en todo momento han actuado con una rigidez y cerrazón sorprendentes, ante las demandas de este alcalde. Y no deja de ser lamentable que, con lo que Salesianos ha supuesto para Pamplona, y también lo que Pamplona ha supuesto para Salesianos, se vayan de la ciudad dando un portazo de este calibre y favoreciendo un pelotazo urbanístico.

7. En todo este proceso, el Ayuntamiento de cambio LO ÚNICO que ha hecho ha sido otorgar licencia de parcelación. Este es un acto jurídicamente reglado y obligatorio, al que el ayuntamiento NO PUEDE negarse. Es como conceder una licencia de pesca o de circulación. Una vez se cumplen determinadas condiciones objetivas, hay que darlo, al igual que un profesor tiene que aprobar a un alumno que demuestra sus conocimientos en un examen tipo test o una prueba de evaluación objetiva.

8. No otorgar esta licencia, pese a que fuera solicitada cumpliendo todos los requisitos para hacerlo, hubiera supuesto la imputación automática del concejal, al incurrir en un delito de PREVARICACIÓN. Y esto es algo que SABEN MUY BIEN quienes estos días, desde determinados medios, han intentado culpar al actual ayuntamiento de otorgar dicha licencia. Repito: Tan solo Gobierno de Navarra puede alterar el PSIS.

9. En cualquier caso, lo que este alcalde y el concejal de Urbanismo han pedido a Gobierno de Navarra NO ES la paralización del PSIS, cosa que, evidentemente podría haber sido denunciada y causa de indemnización, sino reformar el PLAN ESPECIAL, que es otro documento distinto, para sustituir las torres por manzanas-tipo del Ensanche, más bajas y que respeten la trama y la volumetría del Ensanche. Y esto NO SUPONE en ningún caso indemnización, por cuanto no reduce el aprovechamiento urbanístico.

10. Dicho de otro modo: la petición de este alcalde y del concejal es CAMBIAR EL PROYECTO DE TORRES POR UN MODELO DE MANZANAS, y esto NO TRAERÍA CONSIGO NINGÚN TIPO DE INDEMNIZACIÓN ni perjuicio para la ciudad. Muy al contrario, sería sumamente beneficioso al evitar a Pamplona un desastre urbanístico de gran magnitud.

Estamos a tiempo, aunque muy cerca del punto de no-retorno. Por ello espero de verdad que el sentido común se imponga porque, como he dicho ya otras veces, no somos los dueños de esta ciudad sino sus depositarios, y tenemos una responsabilidad histórica ante nuestros nietos y nietas.