Inicio Egunekoa Euskararen Eguna

Euskararen Eguna PDF Imprimir E-mail
Iñaki Uriarte   
Lunes, 11 de Diciembre de 2017 17:01

Tal proclamación oficial respecto al euskera está en evidente contradicción cuando desde diversas instituciones se desprecia la lengua propia del país recurriendo a ridículas y únicas denominaciones alóctonas como, entre otras, la del escandaloso y ruinoso recinto del Bilbao Exhibition Centre en Barakaldo, el Urdaibai Bird Centre o el Basque Culinary Center de Donostia.

Cada 3 de diciembre, aniversario del fallecimiento de Francisco de Jasso y Xabier (1505-1552), universalmente reconocido como San Francisco Xabier, en demasiados medios de comunicación y a todas horas, especialmente con la alarmante y absoluta falta de rigor habitual en Radio Euskadi y ETB se repetirá, uno año más, hasta la saciedad que es el Día Internacional del Euskera. Otras veces dirán «mundial», que tampoco es lo mismo ni cierto. Desgraciadamente, es una falsedad. Más lamentable es que lo digan y anuncien la Consejería de Cultura, los departamentos de Cultura forales y la concejalías de Cultura de los ayuntamientos. El error total.

Es preciso puntualizar que la declaración de los días internacionales y mundiales los otorga la Asamblea General de Naciones Unidas y en ocasiones UNESCO, y no se conoce de ninguna resolución en tal sentido respecto del euskara. Las referencias, genéricas, más similares son el Día Internacional de la Lengua Materna, 21 de febrero y el Día Europeo de la Diversidad Lingüística, 26 de setiembre. Hoy el único día de celebración globalizada es el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, adoptado con su resolución 43/3 por la A.G de ONU en 1992.

Lo cierto, bien intencionado y más parecido es que Eusko Ikaskuntza en su séptimo congreso celebrado en 1949 en Miarritze, propuso que en tal día se conmemorase con énfasis en Euskal Herria la persistencia, validez y universalidad de la lengua vasca: Euskararen Nazioarteko Eguna.

Esta confusión es algo similar a la triste conmemoración en recuerdo del asesinato el 13 de febrero de 1981 de Joxe Arregi Izagirre (Zizurkil, 1951) en la capital del Reino de España por torturas de la policía, bajo el mando supremo del Jefe de las Fuerzas Armadas del citado país. Tal criminal día es recordado con profunda emoción por el pueblo vasco como Torturaren Aurkako Eguna en un ámbito nacional ya que por resolución de la ONU de 1973 el Día Internacional contra la Tortura se celebra el 26 de junio.

De todas formas tal proclamación oficial respecto al euskera está en evidente contradicción cuando desde diversas instituciones se desprecia la lengua propia del país recurriendo a ridículas y únicas denominaciones alóctonas como, entre otras, la del escandaloso y ruinoso recinto del Bilbao Exhibition Centre en Barakaldo, el Urdaibai Bird Centre, atalaya para observar las aves en Gautegiz Arteaga o el Basque Culinary Center de Donostia, para difundir la cultura gastronómica vasca en inglés y español. Vergonzosa exhibición pública de la total falta de autoestima, agravio lingüístico y ridículo cultural internacional.

La propia difusión que se hace mayoritariamente pública en los medios como Día del Euskara, ya es en sí mismo una incongruencia y burla al ignorar la lengua homenajeada en una denominación tan sencilla como comprensible Euskararen Eguna. El uso y difusión de la lengua vasca precisa sinceridad, presencia y persistencia, incluso presión, para producir una generalización de uso y una inmersión progresiva entre los no euskaldunes. ¿Cuántos son euskoparlantes entre los nuevos parlamentarios, consejeros, viceconsejeros, diputados, directores, etc ahora especialmente que se han infiltrado los pseudosocialistas y por qué no se resalta esta condición de elemental dignidad identitaria lo mismo que su edad, profesión o estado civil?

¿Qué piensan la autoproclamadas autoridades culturales, nadie les ha elegido solo el partido o pactos, en la mayoría de los casos políticos con poses que aparentan inquietudes, de estos anómalos confusos «homenajes» al euskara? Euskaltzaindia debería ya pronunciarse hace años en sus justos y precisos términos.