Inicio Munduan barna ¿Cómo nació el ISIS?

¿Cómo nació el ISIS? PDF Imprimir E-mail
Alberto Sicilia   
Miércoles, 30 de Agosto de 2017 19:15

1.- Invasión de Irak y guerra civil

Como muchas de las cosas que han ocurrido en Irak durante la última década, para entender el nacimiento del ISIS debemos situarnos al final de la invasión estadounidense de Irak en 2003.

En sus ya tristemente célebres “Orden Número 1” y “Orden Número 2”, Paul Bremer, (el entonces Administrador de Irak nombrado por el gobierno de EEUU), decretó la disolución de las estructuras gubernamentales, el ejército y los cuerpos de seguridad.

El vacío de autoridad creado, las tensiones sectarias internas del país y la lucha por el poder, desencadenaron dos guerras civiles superpuestas: una entre ocupantes y ocupados y otra entre suníes y chiíes. Los atentados, los secuestros, las acciones de escuadrones de la muerte se sucedían sin que nadie pudiese estabilizar el país. Irak se había convertido en un estado fallido.

Uno de los grupos suníes que alcanzó mayor relevancia durante la guerra civil fue “Al Qaeda en Irak”, dirigido por un joven yihadista salafí llamado “Abu Musab al-Zarqawi”. En 2004, Zarqawi juró fidelidad a Osama Bin Laden. Ambos se habían conocido en los años 80 en Afganistán, durante la guerra entre los Mujahideen y las tropas soviéticas. Bin Laden y Zarqawi forjaron aún más sus lazos en Afganistán en los años 90, cuando el país estaba controlado por los Talibán.

Al Qaeda en Irak se hizo notable por sus atentados suicidas contra mezquitas chiíes y las brutales decapitaciones filmadas en vídeo. En abril de 2004 el grupo secuestró y decapitó al americano Nicholas Berg. El análisis del vídeo reveló que fue el propio Zarqawi quien le cortó el cuello.

Los métodos y las tácticas de Zarqawi eran aún más radicales que las utilizadas por los otros líderes de Al Qaeda. La salvaje brutalidad de sus acciones convirtieron a Zarkawi en la “estrella emergente” de la nueva yihad global.

En junio de 2006, un bombardeo aéreo estadounidense mató a Zarqawi en la ciudad de Baqubah, al norte de Bagdad.

 

2.- ISI (Estado Islámico de Irak)

Para el crecimiento de Al Qaeda en Irak fue fundamental el apoyo de amplios sectores de la población sunní que veían al gobierno de Bagdad (controlado mayoritariamente por los chiíes) como un gobierno opresor.

Poco después de la muerte de Zarqawi, Al Qaeda en Irak se fusionó con varios grupos de la insurgencia sunní y proclamó la creación del “Estado Islámico de Irak” (ISI) y una misteriosa figura, “Abu Bakr al Baghdadi” fue nombrado su emir.

Baghdadi tomó una decisión que se revelaría fundamental: incluir en la organización a antiguos mandos del ejército de Saddam. Tras la invasión, muchos de ellos habían sido prisioneros en “Camp Bucca”, una cárcel del ejército estadounidense en Irak, donde también habían sido prisioneros Al Baghdadi y otros líderes de la insurgencia.

Según ISI continuaba sus salvajes atentados en Irak, el grupo comenzó a perder el apoyo popular que había gozado entre los sectores sunníes.

En el año 2007, cientos de líderes tribales sunníes decidieron romper del todo sus lazos con el ISI y comenzar a combatirlo, un movimiento que se bautizó como “El Despertar Sunní”.

Casi todos los militantes de ISI fueron detenidos o asesinados. A comienzos de 2010 tanto el gobierno estadounidense como el iraquí concluyeron (erróneamente) que el grupo había sido derrotado.

 

3.- Guerra en Siria. El renacer de ISI

Con el ISI diezmado, la organización encontró su gran oportunidad: el estallido de la guerra en Siria. El gobierno de Assad había perdido rápidamente el control de gran parte del territorio del país, en particular la zona fronteriza con Irak.

Baghdadi comenzó a enviar hombres del ISI a Siria, donde creó la organización “Frente de Al Nusra”. En poco tiempo, Al Nusra tenía bajo su control el noreste de Siria.

 

4.- Fundación del ISIS. Pelea con Al Qaeda

En abril de 2013, Baghdadi anunció que ISI y Al Nusra se fusionaban en un grupo que bautizó como “ISIS”, el “Estado Islámico de Irak y el Levante”.

Sin embargo, al-Zawahiri (el líder de la “Al Qaeda Central” tras la muerte de Bin Laden) rechazó públicamente la creación del ISIS. Gran parte de los hombres de Al Nusra, antes leales a Baghdadi se posesionaron con Zawahiri.

El enfrentamiento entre ISIS y “Al Qaeda Central” desembocó en numerosos combates entre ellos en territorio sirio. ISIS salió claramente victorioso.

La presencia en una Siria, que se había convertido en otro estado fallido, le proporcionó a ISIS gran cantidad de armas y de dinero a través de los impuestos que cobraban en las ciudades que controlaban e incluso el petróleo que vendían en el mercado negro. Siria también les sirvió como base donde planificar sus operaciones y sobre todo, era un lugar al que los yihadistas internacionales podían llegar fácilmente cruzando la frontera con Turquía.

 

5.- Vuelta a Irak. Establecimiento del Califato

Si el declive del ISIS en Irak había ocurrido porque los sunníes se habían vuelto contra el grupo, las nuevas condiciones políticas hicieron que volviesen a tener cierto apoyo popular.

Nouri al-Maliki, el Primer Ministro de Irak (un chií) comenzó una feroz purga contra los miembros sunníes de su gobierno y de las estructuras del Estado. A las milicias sunníes que habían luchado contra ISIS les negó integrarse en el ejército. Los puestos de funcionarios en la Administración fueron, en la práctica, prohibidos para los sunníes.

La población sunní protestó, pero Maliki respondió con mano dura: en una de las manifestaciones las fuerzas de seguridad mataron a 50 manifestantes.

Con la población sunní alienada por un gobierno y un ejército controlado por los chiíes, el ISIS encontró un territorio fértil en el que avanzar.

En junio de 2014 ISIS lanzó un ataque relámpago y en apenas dos semanas conquistó ciudad tras ciudad en el norte del país. El Ejército de Irak se descompuso.

Especialmente relevante fue lo que sucedió en Mosul, la segunda ciudad más poblada de Irak. Apenas 1.000 combatientes del ISIS derrotaron a dos Divisiones del Ejército de Irak formadas por 60.000 hombres. En mitad del combate tres generales se subieron a un helicóptero y huyeron al Kurdistán. Miles de soldados se desprendieron de sus trajes militares y embarcaron en vehículos que les sacasen de la ciudad.

¿Cómo puede ser que un ejército tan numeroso se desintegrase ante la ofensiva de ISIS? Principalmente por la descarada corrupción gubernamental. Por ejemplo, un general del Ejército de Irak podía convertirse en Comandante de División pagando 2 millones de dólares. Ese dinero lo recuperaba estableciendo checkpoints en carreteras y obligando a pagar una mordida para todo aquel que los quisiese atravesar.

Conquistar Mosul supuso una enorme inyección económica para ISIS. Además de los impuestos que empezó a cobrar a los millones de residentes de la ciudad, en los bancos de Mosul había 1.000 millones en dólares. ISIS se convertía, con mucha diferencia, en el grupo yihadista con más capacidad económica del mundo.

Fue precisamente en Mosul donde Al Baghdadi hizo su primera aparición pública unos días después de autoproclamarse “Califa”. Como califa, al-Baghdadi clama tener autoridad religiosa, política y militar sobre todos los musulmanes del mundo y su objetivo declarado es la creación de un “Califato Global”.

PÚBLICO