Inicio Munduan barna Todavía Obama: dos reflexiones

Todavía Obama: dos reflexiones PDF Imprimir E-mail
Xavier Roig   
Martes, 23 de Enero de 2018 11:55

He visto la entrevista que, en Netflix, el señor David Letterman hizo al expresidente Obama. Estaba a punto de escribir que se hace imposible encontrar a alguien en nuestro país que haga una entrevista de la categoría de las que hace Letterman. Pero me he dado cuenta de que también es utópico encontrar aquí un político como Obama -aunque no sea mi ídolo-. El hecho me confirma que la clase política de un país va acompañada de un tipo de medios de comunicación, con unos profesionales que suelen estar al mismo nivel. Y aunque en Cataluña, en este aspecto, estamos un poco mejor que en España, la cosa no es para tirar cohetes. No hay que engañarse.

Obama no es un tipo cualquiera, evidentemente. La entrevista no tenía por objetivo chafardear -que es lo que gusta-. Por ello, probablemente, la aceptó. Tampoco se orienta la entrevista a la política. La conversación, en general, lleva a reflexionar sobre aspectos diversos. Yo me he quedado con dos temas que, ahora mismo, me parecen universales quiero decir que nosotros podríamos sacar provecho de ellos-: cuál es el rol del líder y qué significan hoy las llamadas redes sociales.

Cuando se refiere al cargo que ocupó, Obama dice algo interesante. No se trata tanto de hacer leyes, de analizar y articular aspectos normativos que se pueden aplicar para hacer cosas. Ni tampoco de la política entendida como el día a día de negociaciones con otros grupos políticos, o personas, para conseguir su apoyo. Todo esto son medios, herramientas. El objetivo va mucho más allá y es intangible. Obama dice que cuando alguien llega donde él llegó debe ser consciente de que ha sido posible porque ha conectado con la gente, porque tiene capacidad de comunicación y que, por tanto, la gente te mira, te escucha y te observa. La principal misión, pues, es aprovecharlo para transmitir una manera de comportarse y de actuar. Y conseguir que el ciudadano, sabiendo que lo que hay arriba es un líder, lo tome como un referente.

Los progenitores, en nuestra mucho más humilde medida, podemos entender lo que Obama quiere decir. La escuela es importante, importantísima. Pero el estilo de vivir, los hábitos básicos, sólo los transmiten los padres con su comportamiento diario. Son observados y, voluntaria o involuntariamente, emulados. ¿El hecho llega a cubrir el 100% del comportamiento de los hijos? No, gracias a Dios. No me extenderé en eso, pero es evidente que a nuestra clase política todo esto le importa poco, si no nada.

La segunda idea aportada por Obama hace referencia a la información y a las redes sociales. Él habla con autoridad, ya que fue uno de los primeros que las utilizaron con propósitos electorales. Pero dice que, contrariamente a lo previsto, estas redes no parece que sirvan para la diversificación de las ideas, para estar más "conectados" con el resto de mundo y, en consecuencia, adquirir nuevas perspectivas. Más bien al contrario. Se está permanentemente conectado con los que piensan como tú, por lo que el ambiente ideológicamente recluido no favorece lo que, aparentemente, es una ventaja: una red con posibilidades de conectarse con varios modos de pensar, con todo el mundo.

A mí, lo he comentado aquí otras veces, las redes sociales existentes tal como son utilizadas hoy me merecen un evidente rechazo. Las posibilidades son enormes. Pero hemos caído en lo que yo llamo 'e-chafardeo'. Siempre se conectan los mismos entre sí para lanzarse mensajes de una banalidad, a menudo de una estupidez, lamentable. Eso sí, ataviados de pretensiones intelectuales, de pensamientos profundos. Y, ya me perdonarán la crudeza, el intelecto que circula habitualmente por estas redes es penoso. No entro, además, a analizar el infantil y maleducado vicio de estar mirando permanentemente el móvil en lugar de hacer el trabajo que toca, como mirar a la cara del interlocutor. El intercambio permanente de mensajitos ocupa demasiado tiempo y el día tiene sólo 24 horas. Diría que las redes actuales son profundamente anticulturales. Sin ir más lejos, al libro tradicional no lo está matando el libro electrónico, como muchos pensaban que pasaría, sino la permanente atención a las redes sociales y a la lectura de unos medios de comunicación gratuitos, de baja estofa, que ayudan a contaminar.

Bueno, una entrevista es poliédrica y cada uno ve las cosas que le parecen más relevantes. En esta, el presidente Obama y el señor Letterman llegan al meollo, al menos al mío, en un mano a mano envidiable. Sin banalidades ni posturas fáciles. Incluso el presidente Obama, en la grabación fuera del plató, terminada la entrevista, dice a Letterman: "Nos vamos por el pasillo, que nos filmen caminando juntos de espalda para una de esas imágenes que tanto gustan". ¡Magistral!

ARA