Inicio Nabarmena Muere Cèsar Borja, el príncipe valenciano que habría podido ser rey de Italia

Muere Cèsar Borja, el príncipe valenciano que habría podido ser rey de Italia PDF Imprimir E-mail
Marc Pons   
Lunes, 13 de Marzo de 2017 18:28

amuerecesar1

Tal día como hoy del año 1507, hace 510 años, moría en Viana (Navarra) Cèsar Borja, el político y militar de origen valenciano que inspiró a Niccolò Machiavelli en la redacción del tratado Il principe, una obra que postulaba la necesidad de cambios políticos de gran trascendencia. Il principe sería el pistoletazo de salida en la carrera de liquidación del régimen feudal –que se fundamentaban en el equilibrio de los diversos poderes políticos y económicos– hacia el régimen absolutista –que lo hacía en la concentración de todos los poderes sobre la figura del monarca, que pasaba a ser la personificación del Estado, más o menos el tránsito de la edad media hacia a la edad modernaIl principe se convirtió en el libro de cabecera de todas las casas reales de la época, y en el nervio ideológico de la embrionaria razón de Estado.

Cèsar Borja nació en Roma (1475) pero formaba parte del clan valenciano de los Borja, liderado por Roderic Llançol de Borja –el pontífice Alejandro VI– nacido en Xàtiva (País Valencià) en 1431. Roderic, a pesar de su condición eclesiástica, mantuvo una larga relación conyugal semi-clandestina con la aristócrata lombarda Giovanna Cattanei, que dio como resultado a cuatro hijos, criados y educados en un ambiente cultivado, refinado y ambicioso que tenía más de dinastía que de familia. El más célebre sería Cèsar –que destacó en el campo del alta política, de las armas y las relaciones internacionales–. Tuvo una actuación destacada en la política de equilibrios que había diseñado su padre –Alejandro VI– entre el reino de Francia y la monarquía hispánica, con el arbitraje del pontificado.

A pesar de que Roderic era valenciano –la lengua familiar de los Borja romanos era la catalana– y que mantenía importantes intereses económicos y políticos en el reino de Valencia, no tuvo nunca un posicionamiento decidido a favor de los Reyes Católicos en el conflicto que mantenían con la monarquía francesa para dirimir el liderazgo de Europa. De hecho, Cèsar Borja fue la pieza francesa de la política vaticana. Construyó elaboradas alianzas políticas y militares con las cancillerías de París y de Pamplona con el propósito de debilitar la estrategia expansiva de Toledo en la península italiana. Reconocido como un político y un militar de primer orden, Machiavelli vio la figura idónea –con capacidad y con prestigio– para crear un Estado italiano unificado –liberado de la presión francesa e hispánica– y convertido en una gran potencia europea.

amuerecesar2

ELNACIONAL.CAT