Irurita de Baztán y su interesante significado Imprimir
Bittor Arbizu   
Miércoles, 23 de Agosto de 2017 15:35

EL Baztán es uno de los valles más hermosos de Nabarra. Su verdor, abundante vegetación y hermosos caseríos que adornan las laderas donde pasta el ganado vacuno y ovino le dan vida y un encanto especial. Las torres y palacios medievales situadas cercanas a su río principal nos recuerdan su épico y agitado pasado. Cada pueblo tiene su encanto, pero esta vez habláremos de Irurita.

El pueblo y su entorno, habitado desde la prehistoria como lo atestiguan los abundantes dólmenes, túmulos y menhires, cuenta con una hermosa iglesia y los tres palacios principales que hacen de Irurita uno de los cascos urbanos más bonitos del Baztán: el de Gastón de Iriarte, el de la torre medieval denominado Jauregizuria y el de Juan de Goyeneche o Indakoetxea, con el escudo concedido a los baztandarras por el rey del Viejo Reino, Sancho VII el Fuerte, por su fidelidad en la batalla de las Navas de Tolosa. Dicho escudo figura en todas las casas del valle. El último palacio citado fue residencia del fundador del Nuevo Baztán en Madrid, donde además de la citada población fundó una fábrica de vidrio de prestigio, llevando obreros del Baztán, creo que agotes. La iglesia que allí levantó está dedicada a nuestro santo más universal, San Francisco Javier, Frantzisko Xabierkoa.

Y al hablar de Irurita vamos a centrarnos en su nombre y los elementos que lo componen. Para empezar, por la experiencia en investigación toponímica, he tenido bastante claro que el sufijo final -ita, tenía que contener anteriormente la terminación -eta. Esto basándome es muchos ejemplos anteriores Errekabieta > Recabita, Iturrieta > Iturrita, Mintegieta > Mintegita, Txirrieta > Txirrita… Por lo que he recurrido a Internet para buscar Irurieta, y al menos como apellido nos aparece, ya que encontramos a un Irurieta como jugador argentino, procedente seguramente de la diáspora. Ya tenemos pues una parte. Veamos las otras. Mi hipótesis inicial era que teníamos los siguientes elementos Hiru-ri-eta, de los cuales nos queda averiguar cuál es o de dónde procede el elemento central -ri-. Desde un principio veía como más lógico que procediese de *iri “villa, pueblo, ciudad…”, es decir tendríamos Hiru-iri-eta.

Pero al pensarlo, independientemente de que fonéticamente pudiese ser lógico, que lo es, es decir que Hiruiri diese Hiruri, no veía tan claro lo de que pudiese haber “Tres Villas…(o barrios)”, pero analizándolo posteriormente ves que sí es posible. Y es que iri, a través de los siglos ha ido cambiando de significado, como ocurre con muchas palabras. En principio fue “villa”, lo que diríamos en euskera etxaldea, es decir el caserío y su entorno, una especie de granja, como lo eran las villas romanas, aunque más humildes, por tanto, iri o uri (occidental), que inicialmente podían indicar un caserío o alguno más, pasaron a designar posteriormente villas o poblaciones más grandes, y posteriormente capitales.

Basauri, (baso+uri) “villa del bosque”, es una población de Bizkaia de 40.000 habitantes, pero también es un barrio de Okondo (Araba) que no creo que le quede ningún caserío, y de haberlos tenido uno o dos, al igual que los numerosos Urizar/Irizar, Uribarri/Iriberri…

Como digo inicialmente me costó asimilar lo de “Tres Villas…”, aunque mantengo el significado expuesto, pero recordé un artículo de Txillardegi de hace muchos años sobre el cambio, traducción, que habían sufrido topónimos euskaldunes, y aun sin recordar la forma euskaldun, sé que citaba a Dos Hermanas en Irurtzun, y a Trois-Villes (Zuberoa), que en euskera es Iruri, lo cual nos vuelve a confirmar lo indicado Irurita (Hiru-iri-eta) “Donde las tres villas”, “Lugar de las tres villas” con el sentido antes señalado.

Lo anterior lo podíamos ampliar más, tanto en explicaciones generales como técnicas, pero creo que con lo manifestado queda claro.

Aldaketa hauek nahiko arruntak dira hizkuntzaren bilakaeraren barnean eta normaltasun osoz onartu eta duguna maitatu behar. Dena dela, jatorria jakitea aberasgarria gerta dakiguke.

DEIA