Inicio Nabarmena Plaza del Castillo hasta 1900

Plaza del Castillo hasta 1900 PDF Imprimir E-mail
Depamplonadetodalavida   
Lunes, 23 de Octubre de 2017 19:37

A nuestra Plaza del Castillo le han dado muchas apelaciones, “Plaza de Armas de Navarra”, “cuarto de estar de Pamplona”, “la mesa camilla de la ciudad” y el “el rincón familiar de la Vieja Iruña”. Todos coinciden en considerar a este txoko como algo íntimo a los habitantes de Pamplona y de Navarra.

La Plaza no fue proyectada urbanísticamente, sino que se fue construyendo al vaivén de los acontecimientos históricos, por eso su forma es irregular, cuatro lados, pero los cuatro distintos.

aplaza01

Reconstrucción de los tres Burgos de Pamplona. Imagen obtenida del libro: Pamplona en el tiempo: historia y arte

El Burgo de Navarrería construyó el muro occidental. En el siglo XII, frente a este muro y a una distancia prudencial, se construyó un nuevo núcleo urbano, el  Burgo de San Nicolás o “La Población”. Entre las murallas de las dos ciudades quedó una tierra de nadie convertida en ocasiones, como campo de batalla.

aplaza02

Hasta 1843, fue Coso Taurino. También fue un eral, lugar de torneos, duelos y otro tipo de festejos y celebraciones.

En 1324 el rey don Felipe otorgó a los habitantes de la Navarrería el Fuero de Jaca, concediéndoles entre otros privilegios el tener mercado los sábados en estos terrenos. Aquella extensión de terreno comprendía la actual Plaza del Castillo, Consistorial y Chapitela. El mercado poco a poco se fue trasladando hacia Chapitela y Consistorial, dejando la actual Plaza del Castillo como zona de siembra de trigo, se celebraban duelos y durante muchos años fue un coso taurino.

aplaza03

Castillo de Luis Hutin, precisamente en la época en la que se desmontaba y con sus piedras se construía el Castillo de Fernando el Católico

El primer castillo edificado sobre este solar fue mandado construir por el rey de Francia y Navarra Luís el Hutín, entre 1308 y 1311. Aquel castillo se levantó en los terrenos que en la actualidad se encuentran delante de lo que hoy son las “escalericas” de San Agustín.

Después de la conquista de Navarra en 1512, Fernando el Católico creyó conveniente reforzar las defensas de Pamplona.  Así pues, en 1513 manda levantar una nueva fortaleza en el sector más al sur de la actual plaza, utilizándose para ello las piedras del viejo castillo. Este Castillo se levantó en el suelo que actualmente sería el inicio de Carlos III.

aplaza04

Palacio de Fernando el Católico (parte inferior). Imagen obtenida del libro: La ciudadela de Pamplona de Juan José Martinena

En 1532 persistía el muro del Burgo de San Nicolás o de la Población y parte de las casas de los barrios de Sederías y Carnicerías de San Nicolás, actuales Comedias y Pozo Blanco.

aplaza05

Aquí se encontraba la casa del barrio de las Tornerías que se derribó para comunicar la Población con la Plaza del Castillo Viejo

En 1535, se ordenó derribar la casa del barrio de las Tornerías (hoy San Nicolás) con el fin de comunicar dicho barrio con la Plaza del Castillo Viejo. Quien iba a pensar que aquella nueva vía, con los años se convertiría en la “bajada de San Nicolás” y desde finales del siglo XIX en las “escalericas de San Nicolás”.

Finalmente, hacia 1590, se planteó un nuevo sistema defensivo con la construcción de la Ciudadela. Entonces el castillo de Fernando el Católico perdió su utilidad militar. El castillo fue derribado y muchas de sus piedras se utilizaron para la construcción de la Ciudadela.

aplaza06

En esta época ya se ha construido el nuevo sistema de defensa de la ciudad, y el castillo de Fernando el Católico ya no tiene utilidad militar por lo que ha sido demolido

En el solar que dejó el castillo de Fernando el Católico, se levantó el convento de las Carmelitas descalzas, que hacia finales de 1600 supuso el cierre urbanístico “definitivo” de la plaza.

Fue en el siglo XVI cuando comenzó a llamarse Plaza del Castillo Viejo, para poco a poco, y en ese mismo siglo, denominarse Plaza del Castillo.

Sin embargo, su nacimiento urbanístico comenzó en el siglo XVII no se completó hasta el XVIII. En este sentido tuvo mucha importancia la iglesia de las Carmelitas que comenzó a darle protagonismo a la zona.

aplaza07

Lugar que ocupaba la antigua "Casa del Toril"

La primera casa que se construyó, después de las Carmelitas, fue la llamada “Casa del Toril”, hoy número 37 de la Plaza, donde está el Restaurante La Tagliatella.

En 1651 el Ayuntamiento, hoy diríamos que sacó a subasta, diez “sitios” de la Plaza al carísimo precio de 300 ducados.

Poco a poco se fueron construyendo edificios,  al tiempo que se limpiaba la plaza de lo que había sido un erial, un descampado, lo que se llamaban las “traseras” de las casas. Aunque aún seguían celebrando los festejos taurinos en la plaza, durante el resto del año era un descampado. Se fue desescombrando las basuras, el lodo y la hierba de la Plaza.

El siglo XVIII fue determinante para acabar la construcción y urbanización de la plaza, aunque esta carecía de prestigio ya que las casas solariegas instalaban sus escudos nobiliarios en las calles aledañas, como la calle Comedias, Pozo Blanco y Estafeta. Esta es la razón por la que la plaza carece de blasones en sus fachadas.

Al inicio del siglo XVIII, la Plaza del Castillo era un agradable lugar para pasear y gozar del sol en invierno y la frescura de los soportales en verano. Sin embargo, esto iba a alterarse pronto por toda una serie de hechos:

  • Los sangreros que curaban y sangraban a las bestias, ensangrentando el suelo y tiñendo de rojo lodos y charcos de agua
  • Los gitanos y gentes afines que cruzaban públicamente la plaza con caballos y yeguas a cualquier hora del día, algo poco grato para personas sensibles, delicadas y educadas.
  • Los boteros adodaban sus pellejos y con las pieles “perfumaban” el ambiente
  • Los sogueros colocaban puestos de venta con rollos de cuerdas y sogas
  • Los mesoneros y posaderos utilizaban los soportales para aparcar las caballerías de sus clientes
  • La calleja de la Sal, donde el Hotel la Perla, donde se vendía aquel producto de primera necesidad
  • También había lugares donde se cometían “…. Graves ofensas a Dios, por parejas desaprensivas y lujuriosas,  … etc., etc.,

Ante aquel caos, se solucionó a partir de 1786 con una serie de severas medidas de la policía municipal, y con la instalación de alumbrado con faroles de aceite, empedrado de lodos y enlosado de una gran parte de la plaza.

aplaza08

El adecentamiento de la plaza tuvo como guinda -a finales de este siglo XVIII-  la fuente de Luis Paret dedicada a la Abundancia, cuyo principal elemento decorativo era la conocida popularmente como la Mariblanca. La fuente fue derribada en 1910 conservándose únicamente la escultura de La Mariblanca que poco después sería instalada en los jardines de la Taconera, ubicación en la que se mantiene en la actualidad.

En 1836, las Carmelitas Descalzas se vieron obligadas a abandonar el convento como consecuencia de la Desamortización de Mendizábal. En el espacio ocupado por el convento se construiría el Palacio de la Diputación Provincial, la sede del antiguo Crédito Navarro, así como el Teatro Principal, todos ellos en estilo neoclásico.

aplaza09

A la izquierda la sede del antiguo Crédito Navarro, en el centro el Teatro Principal y a la derecha el Palacio de la Diputación Provincial, todo el conjunto de estilo neoclásico.

Entre 1880 y 1895, la plaza vio la construcción de los edificios del Casino Principal y del Café Iruña, así como la apertura de otros cafés -Kutz, Café Suizo- que convirtieron la plaza en el centro de la vida social pamplonesa de la época. En 1859, se levantó en el ángulo noreste de la plaza el Hotel La Perla, el más antiguo de Navarra.
aplaza10

Al fondo Casino Principal, el Café Iruña en los bajos y el Hotel La Perla a la derecha

http://depamplonadetodalavida.blogspot.com.es/2017/10/plaza-del-castillo-hasta-1900.html?m=1