Inicio Nabarmena Manuel Iturrioz, el Houdini de los mugalaris vascos

Manuel Iturrioz, el Houdini de los mugalaris vascos PDF Imprimir E-mail
Iban Gorriti   
Lunes, 23 de Octubre de 2017 19:51

Investigadores consideran a Manuel Iturrioz el primer pasador que formó parte de la Red Comète y que protagonizó más de cinco huidas

en 2006, Orexa dejó de ser el pueblo más pequeño de Gipuzkoa. Hoy lo es Baliarrain. Sin embargo, la historia de los moradores de la localidad de Tolosaldea permanece intacta. No hay que echar la vista muy atrás para conocer que un hombre llamado Manuel Iturrioz fue uno de los primeros pasadores, mugalaris, de la histórica red Comète.

La red Comète -en palabras del investigador Juan Carlos Jiménez de Aberasturi- fue una organización franco-belga que nació en Bruselas en 1940 con la finalidad de evacuar a los combatientes aliados perseguidos por los nazis. Su objetivo era ponerlos a salvo conduciéndolos, con la ayuda de las embajadas y servicios aliados en el Estado español, hasta Gibraltar. “La meta final, tras atravesar la Europa ocupada, era el País Vasco, lugar elegido para el paso, generalmente a través del Bidasoa. Aquí, un grupo de vascos de ambos lados de la frontera colaboró activamente en esta etapa final de su peligroso viaje”, valora en su estudio La red Comète en el País Vasco (1941-1944).

Uno de ellos -hay historiadores que aseguran que fue el primero en sumarse a esta organización- fue Manuel Iturrioz, quien casi a escondidas de su familia acabaría escribiendo sus memorias cuando ya sobrepasaba los 80 años. Hasta entonces, el silencio al respecto gobernó su boca.

Como el de Orexa, también son recordadas las gestas casi olvidadas de otros mugalaris como Alejandro Elizalde, Tomás Anabitarte, Florentino Goikoetxea, Martín Errazkin, Kattalin Agirre, Frantxia Usandizaga o José Manuel Larburu. Fueron maestros de evitar la vigilancia a ambos lados de Nafarroa y Gipuzkoa porque establecían itinerarios considerados seguros y estables. Tenían fama de profesionales.

Pero, ¿qué o quién era mugalari? Mugalari es un término en euskara que designaba a una persona que ayudaba a cruzar la frontera entre el Estado español y el francés. Muga significa frontera, es decir, que el vocablo señala también a la persona que vivía en zona fronteriza y, por extensión, a contrabandistas, cuyas actividades de tráfico de perseguidos políticos fueron muy frecuentes durante la Guerra Civil, así como en la Segunda Guerra Mundial, donde destacó su marcado carácter antifascista en la resistencia, en la clandestinidad: en este caso, antifranquista y antinazi.

En el caso de Iturrioz, su audacia y lucha quedó reflejada en dos cuadernos que escribió a mano en castellano. “Cuando murió, un primo me entregó lo que mi padre había escrito y me quedé sorprendido porque en vida no contó nada, nada”, admitía años atrás su hijo Joxemari al programa Sautrela de ETB. “Yo le había visto escribiendo cosas, pero cuando le preguntaba qué hacía, me respondía que nada, que era para pasar el rato”, apostillaba.

De la biografía de este mugalari lo que más sorprendió a la familia fue “todas las veces que escapó tras ser detenido”. Primero, cayó en Asturias, en Ribadesella, pero logró huir a Sara y de allí a Barcelona. Fue preso del campo de concentración de Argelès-Sur-Mer, de donde sus argucias le posibilitaron llegar hasta Donibane Lohitzune, costa en la que los nazis lo detuvieron, pero también se deshizo de ellos. Y llegó, incluso, a huir de las manos asesinas de Melitón Manzanas, recordado policía franquista, colaborador de la Gestapo y jefe de la Brigada Político-Social de Gipuzkoa, puesto desde el que torturó a opositores al régimen totalitarista.

Los descendientes de Iturrioz relatan que, al recibir las memorias de Manuel, consultaron al investigador Juan Carlos Jiménez de Aberasturi, que había estudiado la red Comète. Y este cotejó las fechas y nombres del texto que el mugalari, desde los barrotes de su memoria, había manuscrito. Tras tres años de anotaciones, todas las piezas de aquel puzle personal coincidían.

A partir de ese momento, Joxemari Iturrioz se puso manos a la obra y con la editorial Alberdania publicó el libro Manuel Iturrioz. Borrokalari baten bizipenak. En él, deja impreso cómo su tío fue sirviente en un caserío de Arizkun. A su regreso a Orexa cumplió labores de pastor, lo que daba pistas de que su vida iría por ahí, por la senda del caserío. Pero fue todo lo contrario. Vendió las ovejas y partió a buscar trabajo a Tolosa.

Al poco tiempo, a través de un amigo, se hizo mikelete (policía foral) y fue detenido en los primeros compases de la guerra en Donostia. Protagonizó su primera huida y se unió a los batallones milicianos y siguió en la lucha antifascista. Tras su paso por Asturias y volverse a escapar del enemigo, en Barcelona llegó a tener el grado de capitán. Al perder la guerra el bando republicano, cruzó a Francia, pero fue internado en el campo de concentración citado. Una vez más, como el famoso ilusionista y escapista Harry Houdini, logró huir. Entonces, contactó con la red Comète y entró a formar parte de ella y ayudó a aquellas personas en peligro a pasar de frontera. Le volvieron a detener y volvió a escapar. Regresó para ayudar a los maquis a pasar de un lado al otro de los Pirineos y a ganar dinero con el contrabando.

En familia

Con el paso de los años y tras arriesgar su vida a diario, decidió dejar aquella actividad. Contrajo matrimonio con Asun Escudero y tuvieron tres hijos: Ángel, Andoni y Maite. Asentaron su residencia en París donde se relacionaron, sobre todo, con inmigrantes españoles y portugueses. “No tuvieron vacaciones. Del trabajo a casa y de casa al trabajo. No había dinero. No volvíamos cada año a Euskal Herria”, evoca Andoni.

Su familia, aunque la figura de Manuel es poco conocida, no olvida sus memorias. “Cuando leí el libro de Aberasturi sobre la red Comète vi que en él había muchas preguntas y que en los textos de mi padre había muchas respuestas”, subraya su hijo Andoni. Su primo Joxemari agrega una última reflexión: “Fue perdedor de una guerra, pero su forma de ser enérgica le llevó a seguir luchando, siempre a seguir y salir adelante”.

DEIA