La Agencia Internacional de la Energía y la tecnología de EVs Imprimir
Juanjo Gabiña   
Miércoles, 21 de Octubre de 2009 08:39

Tags: Juanjo Gabiña


Juanjo_Gabina


El reciente informe elaborado por la Agencia Internacional de la Energía acerca de la hoja de ruta tecnológica para los vehículos eléctricos e híbridos (EV/PHEV) establece sus principales conclusiones resaltando que el despliegue masivo de coches híbridos y coches eléctricos supondría un reducción importante de GEIs debido a que se eliminarían los altos consumos de hidrocarburos fósiles cuya combustión produce cantidades ingentes de emisiones de C02 que es el gas causante principal del Calentamiento Global.

Toyota

La visión que la AIE tiene de los vehículos híbridos y eléctricos es muy poco ambiciosa. Para el año 2050, considera que el uso de estos vehículos eléctricos e híbridos en conjunto llegarán a representar más del 50% de las ventas anuales del total de vehículos ligeros que se fabriquen. Otros analistas consideran que si hay voluntad política esta visión podría adelantarse casi veinte años.

Entre los objetivos estratégicos más ligados a la tecnología destacan:

• Fijar objetivos para alcanzar ventas significativas de vehículos eléctricos. Para alcanzar los objetivos correspondientes a la visión de la hoja de ruta o ‘Road Map’ que establece la AIE, el sector fabricante de automóviles y los diferentes gobiernos deberán trabajar juntos. En primer lugar, se necesitará construir una infraestructura de apoyo al coche eléctrico que permita su normal funcionamiento en competencia con los vehículos de motores térmicos

• Desarrollar estrategias coordinadas para apoyar la introducción en el mercado de vehículos de propulsión eléctrica. Los vehículos eléctricos tendrán pocas probabilidades de éxito en los próximos cinco o diez años, si no cuentan con un fuerte apoyo político. Dicho apoyo se aplicará fundamentalmente en dos ámbitos. Por un lado, en el ámbito de la fabricación de vehículos eléctricos a coste competitivo con los vehículos con motor de combustión interna —ICE— que se fabrican hoy en día y, por el otro lado, garantizar una infraestructura de recarga adecuada.

• Mejorar la comprensión por parte del sector del automóvil de las necesidades de los consumidores y de sus comportamientos.

• Desarrollar indicadores de rendimiento para la caracterización de los vehículos. La industria debe desarrollar métricas de rendimiento consistente para asegurar que coches eléctricos (SVE) y los híbridos (PHEVs) están alcanzando su potencial.

• Fomentar iniciativas de I+D+D —Investigación, Desarrollo y Demostración— que versen sobre el almacenamiento de energía. Se trata de lograr un equilibrio de costes en relación con los vehículos que cuentan con motores de combustión interna (ICE). Para ello es importante reducir los costes de la batería los gastos de la batería en un 50%.

• Desarrollar la infraestructura de recarga. Se requiere una infraestructura que incluya redes eléctricas inteligentes — ‘Smart Grids’— para garantizar el suministro de electricidad adecuado a un empleo masivo del coche eléctrico y, a su vez, construir estaciones de cambio de baterías —Battery Switch Station— para garantizar movilidades que comprendan largos desplazamientos diarios superiores a los 160 kilómetros.

Publicado por Nabarralde-k argitaratua