Sarrera Nabarmena 200 años: Xavier Mina

200 años: Xavier Mina PDF fitxategia Print E-posta
Kepa Larrea   
DATE_FORMAT_LC2

El 11 de noviembre de 1817, una descarga de fusilería a los pies de la sierra de Pénjamo acababa con la vida del joven Xavier Mina, comandante en jefe de las guerrillas de Navarra y general del ejército insurgente mexicano. La orden de asesinarlo partió del virrey de Nueva España Juan José Ruiz de Apodaca demostrando con ese acto una crueldad equiparable a su estupidez política. Solamente cuatro años después de la muerte de Xavier, México sería libre y el virrey expulsado a la Península.

El navarro Xavier Mina fue un luchador infatigable por la libertad y la independencia contra los gobiernos absolutistas y autoritarios de Europa. Solamente tuvo dos enemigos, Napoleón Bonaparte, Emperador de Europa, y Fernando VII de Borbón, soberano del mayor imperio conocido en Occidente hasta entonces. A los dos combatió: al primer le hizo frente principalmente en tierras de Navarra a la cabeza de unos pocos cientos de guerrilleros hasta que cayó preso; al segundo se enfrentó al mando de la División Auxiliar de la República Mexicana junto a trescientos voluntarios de diversos países. Los franceses le consideraron preso de Estado y pensaron que Mina valía más vivo que muerto. Los españoles, en cambio, fiaron el éxito de su empresa –la unidad el imperio– a la represión manu militari. El resultado fue que en pocos años redujeron el imperio donde nunca se ponía el sol a una protuberancia europea. Xavier Mina, proscrito en España y héroe en México. Antimonárquico y republicano, navarro y universal. Sus escritos y proclamas políticas nos dan cuenta del carácter libertador de su lucha contra la tiranía y a favor de la independencia de los pueblos, al igual que Bolivar, Miranda, Carrera y muchos otros libertadores. Sus enemigos, tanto absolutistas como liberales, lo tenían claro, y, tal vez, es por eso que la historiografía tradicional española al servicio de un centralismo retrogrado ha tratado primeramente de desprestigiar al joven navarro y, después, de relegarlo al olvido. Algunos hoy en día siguen añorando ese imperio. Un imperio que, como decía Xavier Mina, solo servía para el enriquecimiento de unos pocos a costa de muchos. Estoy hablando de hace 200 años, aunque algunos en este tiempo todavía no haya aprendido nada.

NAIZ