Sarrera Nabarmena Comptos: la oidora, culta e histórica cámara

Comptos: la oidora, culta e histórica cámara PDF fitxategia Print E-posta
Manuel Mª Sagüés Lacasa   
DATE_FORMAT_LC2
La Cámara, recuperada en 1982 y tras pasar por varios espacios (Parlamento y un edificio de la calle Olite), regresó a su emblemática casa en 1995, tras 159 años de ausencia
alaoidora1

La importancia de la Cámara de Comptos (en adelante CdeC) para los navarros está avalada por el corolario de importantes funciones que ha desempeñado. Mas estudiada su vida y leído el magnífico libro sobre ella publicado en 2013 por su actual director de comunicación, Fermin Erbiti, llama poderosamente la atención el que durante los 146 años en los que la CdeC no tuvo su iniciática actividad (1836 a 1982) la población nunca borró de su memoria colectiva que esta casa era la garante de los buenos usos públicos de un antiguo reino/estado: Navarra.

La historia, el valor y la confianza de los navarros en este tribunal durante siglos pretéritos se debe a las buenas e inquebrantables prácticas en el empleo de sus funciones. En la rehabilitación de la CdeCde la época actual, y al relance del galope de la transición, de la constitución y del amejoramiento, se ha podido disfrutar en directo de personas que parecían haber sido paridas por los mejores honores navarros del siglo XVI.

Imborrable es el recuerdo del porte humano y político de uno de ellos: Mariano Zufía Urricelqui. Mariano, pamplonés y vecino de la calle Aoiz, fue un tan merecido como orgulloso primer presidente de la nueva era de la CdeC. Ocupó el cargo desde 1982 hasta 1991. Fue toda una alegría y recado a la integración entre las bandas políticas de esa tremebunda década naciente de los 80. La CdeC se recupera en 1982 como institución técnica de ámbito parlamentario para examinar y censurar las cuentas de la Diputación Foral de Navarra antes de que las apruebe el recién constituido Parlamento de Navarra. Zufía, único parlamentario del Partido Carlista y anterior concejal del ayuntamiento pamplonés, y otros representantes políticos fueron hábiles y rápidos para volver a poner en marcha este tribunal, garantizando esta histórica competencia navarra como primera excepción al nuevo y gran Tribunal de Cuestas de España emanado por la Constitución Española de 1978.

SINGULAR e históricaLa CdeC es el tribunal de cuentas más antiguo que existe. Se creó en 1365 en tiempos del reinado de Carlos II (el Malo) de Evreux . La influencia francesa en la corona navarra tuvo que ver bastante en su creación, porque ya en Francia había este tipo de control del gasto público desde finales del siglo XIII. En Navarra sí habían existido antes los llamados oidores y maestros de comptos, que controlaban los gastos de la realeza. Hay constancia documental de ellos en 1258.

Otras peculiaridades de la sede de la CdeC son su fábrica y los variados contenidos que ha albergado. Su sede data del gótico civil (siglo XIII), siendo la casa más antigua de la capital navarra. El edificio de la actual calle Florencio Ansoleaga fue de propiedad particular hasta 1520 (familia Otazu). Desde entonces pasó a ser la sede del Tribunal de Cuentas del Reino y Casa de la Moneda. Los oidores de las rendiciones de cuentas y los acuñadores de parné metálico trabajaron allí hasta 1836. Los oidores también hablaban, abrochando su cometido al dictar, asesorar o advertir sobre el uso de las cuentas públicas.

El inicio de la CdeC tuvo que ser convulso por las distintas alternancias de dominio de Pamplona durante la guerra de defensa de la independencia del reino frente a Castilla. Por ello, aunque sólo se trata de una custodia patrimonial, se hace extraño que hoy el patio de esta casa exhiba restos de piedra y textos de homenaje a la caída de San Ignacio de Loyola.

patrimonio cultural La CdeC ha custodiado una extensa nómina de documentos y obras históricas y culturales. Sus libros y documentos (hoy en el Archivo General de Navarra) son las mejores joyas de Europa como fuente de información sobre la Baja Edad Media. Además puso (y sigue poniendo) en gran valor y categoría estos y otros aspectos del Reino de Navarra entre todas las monarquías y estados europeos hasta, por lo menos, el siglo XVII. Uno de los momentos más tristes para la historia Navarra fue el 18 de marzo de 1836, día que el centralismo español anuló las funciones de la CdeC, mandando a su casa a los oidores. La Ley Paccionada de 1841 reforzó la supresión al degradar a Navarra a mera provincia.

El recuerdo y el honor de la cámara se mantuvo en parte dotándola de otras funciones relacionadas con el saber y la cultura. Fue sede de la Comisión de Monumentos entre 1868 y 1940. De Príncipe de Viana entre 1940 y 1994. En 1910 como lugar del primer Museo de Navarra. Y más. Acogió a los primeros universitarios de lo que hoy es Unav (Periodismo, Derecho y Medicina);y de, con la libertad que otorga la esencia de la cultura, la promoción del euskera, acogiendo la Asociación Eúskara y la primera academia para su aprendizaje (1949). Incluso, fue sede de los primeros mandos de la Policía Foral (1966-1973).

Siendo un tópico, cabe decir que la CdeC es la Joya de la corona. Se le podría añadir que es la piedra preciosa de un filosofía política y que es contenedora de la pureza y esencia de un sentimiento. Se siente y se oye mejor todo esto yendo a visitarla, para lo que están establecidas visitas guiadas.

NOTICIAS DE NAVARRA